Después de una noche de magia.

Nadie como los abuelos, sabe crear el ambiente necesario para que los más pequeños del grupo, puedan vivir momento mágicos. Seguro, esa noche los pequeños, sintieron como si dentro de un cuento se encontraran. Sólo había que ver, como hicisteis disponer la estancia de su dormitorio. Evocaba sueños de infancia.

Aunque la lluvia os visitó ese fin de semana, dejó espacio por el sol y también pudisteis disfrutar de unas buenas excursiones. Nos alegramos!

Encantados de conoceros!

Anna y familia, hermanos, abuela y nietos