LA GLÒRIA DE CASALLIQUES

Mi nombre es Glòria, soy nacida en Barcelona en 1953, madre de dos hijos y abuela de seis preciosos nietos. Amo a los animales, me encanta la naturaleza y me gusta comunicarme con las personas. Con este afán empredí el proyecto de la masía. A todos los que nos habéis visitado, y a los que nos visiten en un futuro, agradecemos la confianza.

Hacernos saber que os sentís como en casa, en familia, es nuestra mayor satisfacción, porque este es nuestro deseo, y nos ayuda a seguir haciendo el trabajo de la mejor manera posible, aprendiendo día a día. Desde que iniciamos el proyecto Rural, no hemos encontrado más que recompensas. A todos y cada uno de los que ya nos conocéis y a los que estáis por conocernos, nuestro mayor agradecimiento. Sin duda, el placer es nuestro!

Un poco más sobre mí
Empecé a trabajar muy joven. Me formé para el mundo de la empresa y el secretariado, dejándolo temporalmente para atender a mis hijos. Mi primer proyecto personal a los 27 años, fue crear un jardín de infancia, l’Esquirol, que dirigí durante doce años.

Años más tarde, me incorporé a la empresa familiar, una industria con más de 40 años de historia, gestionando la dirección administrativa financiera y laboral, durante 17 años, el apoyo de profesionales con rigor que me asesoraron, lo hicieron posible.

Pero algo dentro de mí me empujaba a buscar otras respuestas. Con el afán que siempre he tenido para comunicarme, empecé a través de AFANOC, haciendo voluntariado en el Hospital del Valle de Hebrón, en la unidad materno-infantil de cáncer.

Fui a la fundación Vicente Ferrer en la India, conocerlo, ha sido una vivencia inolvidable.

Estas experiencias reafirmaron mi deseo de acompañar a los demás. Desde entonces me he ido formando en Reiki método Usui, quiromasajes en la escuela Quirotema, terapia gestalt, talleres de duelo, numerología y letras hebraicas, astrología, adiestramiento de perros de ayuda social en la fundación Bocalan, Eneagrama, Comunicación y Naturaleza con el equipo del Isabel Salama y Jorge Mendoza.

Por último, me introduje en el aprendizaje de la vida y la cultura del Seitai en el Centro Cultural para la Salud de la Merced Blanco. Para ella todo mi agradecimiento, por haber compartido tanta sabiduría

Todos los pasos y las personas que he ido encontrando a lo largo de los años, me llevaron camino a Casalliques, a ellos el más sincero agradecimiento y como no a la familia, que me ha dado todo el apoyo para hacer posible mi sueño.

MAS CASALLIQUES

Casalliques está situada en el término municipal de Rupit y Pruït, comarca de Osona. És una antigua granja de El Llorà, la finca ganadera que le rodea.

La Casa, orientada a los cuatro vientos, recibe el sol que se filtra por los grandes ventanales dispuestos en cada estancia, desde que sale hasta que se oculta, rodeando la casa de norte a sur a medida que va pasando el día, es un placer verlo marchar tras los grandes abetos de la finca vecina, formando una espectacular composición de colores, que sólo la naturaleza en estado puro, puede mostrarnos!

El jardín que rodea Casalliques se plano y arbolado, en medio de prados de la finca ganadera y con vistas espectaculares, por un lado el majestuoso Collsacabra y del otro los Pirineos.

Ideal para tomar el sol o descansar en las cómodas hamacas o en plena tertulia a la sombra de los árboles o bajo el cielo estrellado.

El entorno, en medio de la naturaleza, a 900mts de altura, alejado de los ruidos de la ciudad, contribuye al bienestar y la salud.

Es un espacio de paz y tranquilidad donde poder sentir y vivir el silencio que nos invita a mirar hacia adentro, reencontrando nuestra esencia.

Ideal como punto de partida para dar paseos por lugares de una belleza natural espectacular o para visitar el pueblo de Rupit, de un gran interés turístico.

La ausencia total de contaminación lumínica convierte a Casalliques en un espacio privilegiado para la contemplación del cielo durante la noche.

mas casalliques
mas casalliques

HISTORIA

La primera aparición de Casalliques se remonta a documentos del siglo XII, como el mismo pueblo de Rupit y Pruït.

Después de algún período de abandono, el Mas se reconstruye sobre las ruinas existentes y deviene granja de la casa solariega “El Llorà”, propiedad de la familia Tecla Sala.

De construcción humilde, se utilizaba para guardar el ganado y la paja, así como residencia de los colonos. Estuvo deshabitada durante los años 60 y los últimos propietarios la rehabilitaron adaptándola como residencia de fin de semana.

Actualmente, la hemos reformada exteriormente, descubriendo sus antiguas fachadas de piedra y dejando a la vista antiguos portales y pequeñas ventanas tapiadas por las reformas hechas en diferentes periodos.

Una apuesta por mantener su esencia y conservar su historia, que Casalliques nos devuelve revelándonos sus secretos escondidos durante años.

EL ENTORNO

El entorno invita a pasear, para disfrutar de un paisaje incomparable.

También se puede visitar el pueblo de Rupit, hacer una excursión desde el Mas hasta el Salt de Sallent, visitar la Roca Foradada, pasear por La Fageda d’en Jordà, adentrarse por la Ruta del Bandolero, hacer excursiones naturalistas guiadas, disfrutar de la gastronomía autóctona…

entorno natural